Backyard Brains Logo

¡Neurociencia para Todos!

+56 9 9733-6213


productos ()

Conociendo el RoachScope

Con el RoachScope de Alta Potencia vamos a darle un vistazo a la células que nos componen.

Tiempo 45 Minutos
Dificultad Principiante

¿Qué vas a aprender?

Vas a aprender sobre las células y a cómo preparar una muestra en un portaobjetos para magnificación de alta potencia usando dos preparaciones biológicas.

Prácticos Requeridos

  • None


Antecedentes

¿Sabías que todas las plantas y animales están hechas de una combinación de células? Existen varios tipos de células, como conectivas, epiteliales, musculares y nerviosas, las que juntas forman un tejido. Desafortunadamente, es difícil estudiar estos tejidos -conectivo, nervioso, muscular- sin un procedimiento invasivo. Pero por suerte, las células epiteliales abundan en tu boca, y podemos examinarlas. Las células epiteliales que vamos a examinar en este experimento vienen de la cara interna de tu mejilla, y se clasifican específicamente como "Epitelio Escamoso Estratificado No Queratinizado". Sin duda son demasiadas palabras, así que mejor vamos qué significa cada una:

Epitelio: El tipo de tejido animal más básico, y es el que vamos a estudiar ahora.

Escamoso: Es una palabra que describe a las células individuales. Las células escamosas son planas, parecen escamas y se encajan como bloques para crear capas protectoras de tejido. Existen otros tipos de células epiteliales, como el epitelio columnar (tiene una función en la secreción, y se encuentra en los tractos de tu cuerpo), donde las células se agrupan de forma tal que su alto es mayor que su ancho, y el epitelio cúbico (tejido protector que se encuentra en las glándulas), con células con forma de caja.

Estratificado: Es una descripción de cómo las células se juntan unas con otras. Las células estratificadas se organizan en múltiples capas. Esta disposición difiere de las otras formas del epitelio donde hay una capa de una sola célula, lo que se conoce como epitelio simple.

No Queratinizado: En términos simples, estas células constituyen el tejido blando que se encuentra en las partes húmedas de nuestro cuerpo, como la boca, el esófago, el estómago, intestinos, etc. Las células queratinizadas son las células exteriores de la piel, y también del pelo y de las uñas!

Muchos de nuestros otros experimentos se enfocan en las neuronas, las células que conforman nuestro sistema nervioso. El epitelio se parece un poco, pero también hay diferencias. Veamos:

Las neuronas y las células epiteliales tienen algunas cosas en común. Ambas tienen una membrana celular, citoplasma y un núcleo, que contiene el ADN y la maquinaria necesaria para hacer proteínas y generar energía. Por otro lado, uno podría pensar que tienen muchísimas diferencias. ¿Qué podemos aprender al observar estas diferencias? Las neuronas son células muy activas, están constantemente enviando información por todo tu cuerpo. Las células epiteliales, por su parte, parecen ser mucho más simples, ¡pero son igual de importantes! Se podría decir que las neuronas son el "cableado" del cuerpo, y las células epiteliales son el "andamiaje" que sirve de soporte para todo. Y no sólo eso; gracias a su simpleza (en parte), estas células se pueden dividir y crecer rápidamente. Las neuronas, sin embargo, tienen una capacidad extremadamente limitada de regeneración (¡este tema es objeto de amplia investigación, así que atentos a las noticias!). Es por esto que si te muerdes el interior de tu mejilla al masticar el tejido se regenerará, pero si te lesionas la médula espinal o cualquier nervio, puedes sufrir un daño permanente.

¡Afortunadamente, en este experimento no vamos a dañar o sacar neuronas de nuestro cuerpo! Primero, vamos a echarle un vistazo a las células epiteliales vivas. Sólo necesitamos un hisopo de algodón, portaobjetos, ¡y el RoachScope de BYB!

Procedimientos

Preparación 1: Mejilla Humana

  1. Prepara tu RoachScope y conecta el kit de Alta Potencia - Desliza la plataforma de Alta Potencia por encima de la Plataforma de Observación del RoachScope, inserta el lente de magnificación 10x (es el que tiene el LED) por un costado de la plataforma de Alta Potencia para que funcione como retro iluminador, y finalmente inserta el lente de Alta Potencia en el espacio para el lente en el microscopio.
  2. Prepara el portaobjetos y el cubreobjetos limpiándolos con una solución para limpiar vidrios y un paño especial. Si tienes una cámara fotográfica o usas lentes, puedes usar el mismo paño. Si no, puedes comprar papeles desechables online - aquí hay una opción barata!
  3. Coloca una gota de agua en el portaobjetos.
  4. Toma el hisopo o un mondadientes y frótalo por la cara interna de tu mejilla. Ahora toma el hisopo y pásalo por la gota de agua, rotándolo para que toda la superficie entre en contacto.
  5. Ahora debes colocar el cubreobjetos. Para esto, apoya un borde del cubreobjetos sobre el portaobjetos, y déjalo caer sobre la gota de agua. Pasa tu uña sobre el cubreobjetos para quitar el aire que puede haber quedado atrapado. Con un papel absorbente, quita el agua que se escapa por debajo del cubreobjetos.
  6. Eleva la plataforma usando la perilla del RoachScope, coloca el portaobjetos sobre la plataforma de observación de Alta Potencia y baja la plataforma de teléfono.
  7. Coloca la cámara de tu teléfono sobre la lupa del RoachScope, centrando la imagen resultante en el centro de tu pantalla. Debieras ver algo así:
  8. ¡Haz zoom con tu teléfono!
  9. Si aún no las puedes ver, busca las células. Para que te sea más fácil, ajusta con cuidado el portaobjetos para moverte por el campo visual y encontrar las células. Para enfocar, lo más común es tocar la pantalla del Smartphone, y ajustar levemente la altura de la plataforma del RoachScope (puedes soltar el tornillo, y ajustar la plataforma con la perilla de regulación de altura, apretando el tornillo al lograr una buena imagen).

    ¡Asegúrate de no confundir las células con burbujas de aire!

Preparación 2: Cebolla

¡Ahora que ya sabes preparar todo, las próximas observaciones que hagas serán muy fáciles! Hagamos otra práctica para ver más células epiteliales, ¡pero esta vez de una cebolla!

  1. Primero, prepara un nuevo portaobjetos (o limpia el que usaste anteriormente) y coloca una gota de agua en el medio.
  2. Con una hoja de afeitar corta una capa simple de cebolla. Trata de obtener un pedazo pequeño y no muy grueso de una parte húmeda de una "hoja" de la cebolla (un cuadrado de 1 cm está bien). Ni te molestes en intentar con las capas externas más secas. Puedes usar una cebolla morada para darle color; si no, las células igual serán perfectamente visibles, sólo que transparentes.
  3. Toma la hoja de afeitar, y realiza un pequeño corte a través de la hoja de cebolla, de manera tal que una cara esté cortada completamente pero la otra cara esté intacta.
  4. Dobla cuidadosamente ambas mitades, y sepáralas SIN CORTAR la capa muy, muy fina que se encuentra en la cara intacta de la cebolla. Esta capa fina remanente, que es como una capa de celofán, es lo que vas a observar. Puedes usar pinzas para que sea más fácil.
  5. Trata de obtener una capa lo más grande posible, y sepárala del resto de la cebolla, usando las pinzas o tus uñas. En verdad necesitas un trozo de 2-3 mm, pero mientras más grande, mejor.
  6. Antes de que esta capa se seque, usa un mondadientes para colocarla en la gota de agua en el portaobjetos, y asegúrate de estirarla completa. Idealmente tienes que sumergir el trozo entero, para que haya agua por arriba y por debajo.
  7. Si el agua se seca o se derrama, puedes poner otra gota encima.
  8. Coloca el cubreobjetos, apoyando un extremo a un lado de la gota de agua y dejándolo caer suavemente para cubrir la gota y el tejido de la cebolla. Tócalo suavemente para sacar las burbujas de aire, y seca los costados con papel absorbente.
  9. Coloca y enfoca la piel de la cebolla con el lente objetivo cercano al lado que tiene el cubreobjetos. Debieras encontrar fácilmente una células con forma de ladrillo de unos 0.1 mm de longitud. Trata de encontrar células que no estén vacías o secas. Si las células son redondas en lugar de rectangulares, el tejido proviene de la "carne" de la cebolla, y no de la piel exterior.
  10. Mueve la fuente luminosa a un costado, de forma tal que las células estén cerca del borde de la sombra. Esto va a permitir que veas los núcleos de las células (son un poco más oscuros, de unos 0.01 mm de diámetro, y bien redondos). El núcleo contiene el ADN con la información de toda la planta de la cebolla.
  11. Si eres paciente, y tienes buena iluminación y una visualización de alta potencia, podrías observar unas pequeñas vesículas oscuras en las células más activas, que se mueven o vibran dentro de la célula, generalmente cerca del núcleo, pero a veces también puedes encontrarse más lejos. Estas vesículas (paquetes) se encuentran en áreas de la cebolla que están creciendo activamente.

    Analiza lo que observaste, y coméntalo con tus compañeros. Haz una comparación entre las células humanas y las de la cebolla. Haz un dibujo de una de las células que viste y marca los elementos de la célula que puedes reconocer (recuerda, el espacio vacío también es importante). Ahora que ya eres totalmente capaz de preparar un tejido para observarlo, piensa en otras células que te gustaría ver. ¿Qué otro tipo de células puedes sacar de tu cuerpo en una forma no invasiva? Recuerda también que todas las cosas vivas están hechas de células, así que no tienes por qué limitarte a humanos y cebollas! ¿Cuál será tu próximo descubrimiento en el mundo microscópico? Cuéntanos lo que encuentras en info@backyardbrains.com!

    Nos gustaría agradecer al Dr. Charlie Taylor de nuestro equipo de Educación por su trabajo para ayudarnos a desarrollar estas preparaciones y este escrito.