Backyard Brains Logo

¡Neurociencia para Todos!

+56 9 9733-6213


productos ()

Experiment: Arma tu propio Homúnculo

Si bien tú ya sabes cómo te ves, ¿sabes cómo tu sistema nervioso cree que te ves? Sigue leyendo, y descubrirás cómo la sensibilidad de tu piel puede cambiar la forma en que ves tu cuerpo.

Tiempo 1 hora
Dificultad Intermedio

¿Qué vas a aprender?

En este práctico vas a visualizar cómo la sensibilidad de tu corteza somatosensorial (el tacto) cambia en ciertas áreas de tu cuerpo.

Prácticos Requeridos

  • Experimento: Como "siente" tu piel - Debieras estar familiarizado con la forma en que tu piel "siente", y cómo recopilar la información necesaria para este práctico.


Antecedentes

Si tomaras una moneda de 100 pesos y pasaras el canto de la moneda desde tu brazo hasta tu mano, podrías notar que la sensación cambia, de liso a áspero. ¿Por qué pasa esto? No puede ser que no hayan nervios en el brazo (igual puedes sentir la moneda en el brazo), pero de todas maneras es mucho menos sensible que la mano. Si recorres la moneda por la punta de los dedos, por ejemplo, podrías fácilmente sentir los surcos de la moneda. Todo esto ocurre debido a la distribución de la corteza somatosensorial. Para aprender más sobre el sistema somatosensorial, revisa el experimento Cómo 'siente' tu Piel.

Como podrías percibir (¡que apto!), la corteza somatosensorial está organizada en un mapa que se corresponde con lugares en el cuerpo. Este mapa es diferente a una simple imagen de tu cuerpo. Por ejemplo, una pequeña porción de la corteza es dedicada a tu brazo, mientras que una gran parte es dedicada a la mano y los dedos. ¿Y por qué una mayor área está dedicada a la mano cuando el brazo es claramente más grande? La respuesta es simplemente que tu mano es más útil para la recopilación de información que tu brazo. Es por eso que puedes sentir mucho detalle con las puntas de los dedos, como la cabeza en la moneda, y no con tus bíceps. Este curioso mapa, conectando un lugar del cuerpo con sensibilidad táctil, se llama homúnculo, que en latín significa "hombre pequeño". Este dibujo muestra que áreas de tu cuerpo están representadas desproporcionadamente en la corteza somatosensorial, y fue descubierto en 1950 por un neurocirujano canadiense, el Dr. Penfield de la McGill University. Durante la década de 1950, McGill era un lugar muy emocionante para la neurociencia, y el Dr. Penfield hacía operaba en pacientes con epilepsia en cirugía a cerebro abierto. Mientras estos pacientes estaban despiertos, el Dr. Penfield estimulaba determinadas zonas de la corteza somatosensorial, y los pacientes describían sensaciones leves en diferentes partes de su cuerpo. La imagen de abajo es de un homúnculo, asignado sólo para el hemisferio cerebral izquierdo.

Materiales

Para este experimento vas a necesitar:

  1. La información que reuniste en el Experimento de Sensibilidad de la Piel
  2. Acceso a Internet
  3. Este sitio web: http://www.maxplanckflorida.org/fitzpatricklab/homunculus/

Procedimiento

Ahora que ya tienes los datos que mediste en el Experimento de Sensibilidad de la Piel:

¡Es hora de ver cómo ser vería tu homúnculo si fuera una persona de verdad! El Instituto Max Planck ha diseñado un sitio web genial ¡que hace precisamente eso! Sigue ls instrucciones que detallamos a continuación, y verás cómo se ve tu sistema somatosensorial según tu sistema nervioso.

Pasos Experimentales:

  1. Entra a este sitio web y elige el modelo que se parezca más a ti, o el que más te guste:

    Homunculus Choose Person

  2. Pon tu nombre, y ajusta los datos a la izquierda para que reflejen lo mejor posible los resultados que obuviste.

    Homunculus Setup

  3. Una vez que hayas construido tu Homúnculo, cambia de puesto con tu compañero para que pueda hacer el suyo tambié!

Preguntas y Consideraciones

  1. ¿Por qué crees que la sensibilidad de tu piel no es proporcional al tamaño de esa parte del cuerpo? ¿Cómo es la relación? ¿Inversa?
  2. Compara tu Hmúnculo con el de tu compañero. ¿Son muy distintos? Describe sus similitudes y diferencias.
  3. ¿Qué pasaría si la sensibilidad de tus manos dejara de funcionar?